12 PRUEBAS DE LA INEXISTENCIA DE DIOS SBASTIEN FAURE PDF

AmazonGlobal Ship Orders Internationally. Amazon Restaurants Food delivery from local restaurants. Similar authors to follow Amazon Drive Cloud storage from Amazon. Shopbop Designer Fashion Brands.

Author:Tygoran Fautaxe
Country:Belarus
Language:English (Spanish)
Genre:Education
Published (Last):22 January 2008
Pages:37
PDF File Size:14.55 Mb
ePub File Size:8.51 Mb
ISBN:111-1-56367-132-7
Downloads:70769
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tekazahn



Comentemos ahora brevemente los diversos argumentos que nos ofrece Faure para negar la existencia de Dios. El poder creador es una facultad de la materia misma. Como dice Edward H. Cada vez se conoce mejor ese estadio primitivo de la humanidad en el que su conciencia apenas despertaba del letargo animal. En el estado actual de los conocimientos humanos, en todo lo que ha sido demostrado o pueda demostraste verificable, reconocemos que un conocimiento preciso del Cosmos no existe.

A fin de reconocer su valor, examinemos las tres proposiciones que lo componen. Ese Dios, con un gesto potente y fecundo ha hecho todas las cosas de la nada; el ser del no ser, y por su sola voluntad ha sustituido con el movimiento, la inercia, con la vida universal, la muerte universal: es el Creador, que lejos de volver a su inactividad secular y continuar indiferente a la cosa creada, se preocupa de su obra, se interesa, interviene, cuando lo cree necesario, la administra, la dirige, la gobierna.

Es la Justicia Suprema. En total formaran las doce pruebas de la inexistencia de Dios. Contra El Dios Creador I. Eso no es crear. Ha sido construida. Ha sido fabricado. Ha sido compuesto y luego impreso. Crear es obtener algo de la nada; es formar lo existente de lo inexistente. El gesto creador es un gesto imposible de admitir, es un absurdo. El Ser creador no existe, no puede existir. Es, por lo tanto, imposible que lo perfecto haya podido determinar lo imperfecto. Luego, no siendo la obra irreprochable, el autor, el Dios de los creyentes, tampoco es perfecto.

O bien: siendo el Universo una obra imperfecta, Dios no puede ser sino imperfecto. Lo perfecto no puede determinar lo imperfecto. El Ser eterno, activo y necesario, no pudo estar inactivo o ser innecesario Si Dios existe, es eterno, activo y necesario. Es de siempre. Por lo tanto es: eterno, activo, necesario. Hay, pues, que confesar que Dios es en todo tiempo activo y necesario.

Una cosa que empieza, no ha existido siempre. Era un Dios incompleto, era solo un pedazo de Dios y tuvo la necesidad de crear para llegar a ser activo y necesario, y completarse.

O bien Dios es eternamente activo y necesario y, en este caso, ha creado eternamente. El Ser inmutable no pudo haber creado Si Dios existe, es inmutable.

No cambia, no puede cambiar. Dios es inmutable. Sin embargo, sostengo que si Dios ha creado, no es inmutable, pues ha cambiado dos veces. Determinarse a querer, es cambiar. Paralelamente: accionar o determinarse a accionar, es modificarse. Si ha cambiado dos veces, no es inmutable. Y si no es inmutable, no es Dios, no existe.

El Ser inmutable no puedo haber creado. Ese Dios no es el nuestro. El nuestro no puede usted concebirlo, puesto que es superior a usted, puesto que lo desconoce. No olvide que la humanidad no puede moverse en el mismo plano que la divinidad. No pierda de vista que le es tan imposible comprender al hombre comprender la manera en que Dios precede como a los minerales imaginar como viven los vegetales, como a los vegetales concebir el desarrollo de los minerales y a los animales saber como viven y operan los hombres.

Confiese lealmente que no es posible comprender ni explicar a Dios. Pero de no poder comprenderlo ni explicarlo, no saque la consecuencia de que ello le da derecho a negar su existencia. Han sido vuestras afirmaciones las que han provocado mis negaciones.

Muchos la consideran sin replica. Lo esencial estriba en saber si todo esto es verdad. Para que un silogismo sea inatacable necesita: 1. A fin de reconocer su calor, examinemos las tres proposiciones que lo componen.

Quien dice efecto, dice causa. La idea de causa provoca necesariamente la idea de efecto. Creerlo en otro sentido es creer lo absurdo. Ninguno osara, suponemos, responder afirmativamente a todas estas cuestiones, y seria digno de lastima el que tuviera la audacia, mejor dicho, la insensatez de sostener que conoce al Universo. En consecuencia, el citado silogismo no vale nada.

De acuerdo. No hay, no puede haber, causa sin efecto. Quien dice causa, dice efecto; la idea causa, implica necesariamente y llama inmediatamente la idea de efecto; en otro caso, la causa sin efecto seria una causa de la nada, lo que seria tan absurdo como un efecto de nada. En sentido inverso, podemos decir que la causa Dios, tiene por efecto el Universo.

La multiplicidad de los dioses atestigua que no existe ninguno El Dios Gobernador debe ser poderoso y justo, infinitamente poderoso e infinitamente justo.

Afirmo que la multiplicidad de las religiones atestigua que le falta o poder o justicia. No hablemos sino de las religiones existentes. Por tanto, sostengo que la multiplicidad de estos dioses atestigua que no hay ninguno, porque al mismo tiempo certifica que Dios no es poderoso ni justo.

Cuando se eleva, la voz de Dios puede y debe repercutir en los cuarto puntos cardinales. La multiplicidad de las religiones proclama bien claro que al Dios de los cristianos le falta poder o justicia.

La multiplicidad de los dioses demuestra que no existe ninguno. Dios no es infinitamente bueno: El infierno lo atestigua El dios Gobernador o Providencia es y debe ser infinitamente misericordioso. La existencia del infierno prueba, sin embargo, que no lo es. Porque quien puede crear, puede destruir; quien tiene poder para dar la vida, lo tiene para destruirla, para aniquilarla.

Veamos: vosotros no sois dioses. Vosotros no sois ni infinitamente justos, ni infinitamente misericordiosos. Porque, en fin, el infierno existe. Entonces, aparte de los elegidos y de los condenados, solo existe Dios. El infierno prueba que dios no es bueno ni misericordioso. La existencia de un Dios de bondad es incompatible con la existencia del Infierno. O bien el infierno no existe, o bien Dios no es infinitamente bueno. El problema del mal Es el problema del Mal el cuarto y ultimo argumento contra el Dios gobernador, a la par que el primero va contra el Dios justiciero.

Lo que digo es que es incompatible con el mal la existencia de un Dios infinitamente poderoso e infinitamente justo. Es el siguiente: El mal existe. Todos los seres sensibles conocen el sufrimiento. Dios, que todo lo sabe, no debe ignorarlo. De dos cosas una: O Dios quiere suprimir el mal y no puede. O Dios puede suprimir el mal y no quiere. En el primer caso, Dios quisiera suprimir el mal, y por ello es bueno, comparte los dolores que nos aniquilan, que nosotros sufrimos.

Seria suficiente que lo quisiera, para que el mal fuera abolido. Es todopoderoso, mas no lo quiere suprimir, y, por lo tanto, no es infinitamente bueno. Pero para admitir su existencia no es suficiente que posea una de esas dos perfecciones: poder o voluntad, es indispensable que posea las dos.

Es un equivoco cargar sobre Dios la responsabilidad. Supongo que sobre este punto no hay duda posible. Con esta respuesta seria suficiente, y, sin embargo, voy a continuar. Continuare, mas para ello he de ligar lo que sobre el mal moral tengo que decir en la tercera y ultima serie de mis argumentos. Cada uno hubiera sido un resumen de todas las perfecciones, una especie de Dios en miniatura. Dios, al ser libre, hubiera podido no crearnos.

Ante este Dios formidablemente armado, el hombre es irresponsable. El hombre sometido a esa esclavitud, aniquilado bajo la dependencia plena y entera de Dios, no puede aceptar responsabilidad alguna. Y si es irresponsable no puede ser juzgado. Cualquiera que sea la culpabilidad del hombre es limitada como lo es hombre , pero no lo es su castigo. No hay, no puede haber equivoco.

Tiempo ha que el contrato social se ha inspirado en un Dios sin justicia; tiempo es ya que se inspire en una justicia sin Dios. El cielo del que sin cesar te hablan; el cielo con cuya ayuda se intenta insensibilizar tu miseria, anestesiar tus sufrimientos y ahogar el gemido que a pesar de todo se exhala de tu pecho, es un cielo irracional, con un cielo desierto.

Basta de plegarias; las plegarias son impotentes.

GITARRENBUCH FR ANFNGER PDF

12 PRUEBAS DE LA INEXISTENCIA DE DIOS SBASTIEN FAURE PDF

.

GEET GOVIND BY JAIDEV IN PDF

.

Related Articles